FACUNDO, Gómez Romero. Se presume culpable: Una arqueología de gauchos, fortines y tecnologías de poder en las Pampas Argentinas del siglo XIX. Buenos Aires: Editorial de los Cuatro Vientos, 2008. Resenha de: CURBELO, Carmen. Revista de Arqueología Histórica Argentina y Latinoamericana, Buenos Aires, v.2, p.168-170, 2008.

A través de su libro Se presume culpable: Una arqueología de gauchos, fortines y tecnologías de poder en las Pampas Argentinas del siglo XIX el Dr. Facundo Gómez Romero nos envía, a través de un texto amigable y sensible que no deja de expresar agudamente la crudeza de la realidad, al mundo del gaucho y su relación con la sociedad dominante, a partir de su forzada presencia en los fortines de frontera en el sur de la Provincia de Buenos Aires.

La presentación analítica de los datos emergentes de la documentación escrita y los resultados de la investigación arqueológica en los fortines Miñana y Otamendi, completan un relato total, homogéneo, sin falsas oposiciones disciplinarias.

La coherencia de todo el texto nos ubica en el interior de la cruda realidad de vida de esos individuos en su relación con el poder político militar dominante.

Al mismo tiempo, nos hace conscientes de todo lo que no se ha dicho sobre miles de hombres, mujeres y niños americanos que considerados diferentes por la sociedad hegemónica, han sido invisibilizados por las historias oficiales en aras de estados bien ordenados y bien obedientes hacia afuera.

En el primer capítulo, el autor nos ubica en el territorio pampeano como paisaje cultural, presentando las características de sus habitantes y su relación con ese medio, así como las relaciones entre los diferentes grupos socioculturales que conviven en él: gauchos e indios. Paralelamente, nos muestra la situación y relación de la sociedad dominante con respecto a ese territorio y a sus pobladores.

Gómez Romero analiza la doble construcción del mismo espacio y la cómoda simplificación en “bárbaro” de la diversidad de realidades socioculturales que lo ocupaban, oponiéndolas a lo “civilizado” de la sociedad “blanca”. En esta doble visión, el autor discute el concepto de frontera e inserta la noción de frontera cultural y a los actores que la construyen.

El segundo capítulo presenta las intenciones de la publicación. La recurrencia al análisis del poder de Foucault para mirar a través de él las relaciones entre la sociedad hegemónica y el gaucho: poderes totales y micro poderes presentes en la interrelación. Y dentro de los más afectados por el poder dominante, aquellos a quienes se denominaba “vagos y mal entretenidos”, calificativo que el autor nos muestra como herencia de situaciones semejantes iniciadas siglos antes en Europa.

En el capítulo tres se analizan todas las posibilidades de ejercicio del poder. El autor desmenuza el entramado de relaciones de poder en todas sus manifestaciones posibles: en la arquitectura de los fortines; a través de la importancia y la negación de la presencia femenina; en la crudeza y sinsentido de los castigos físicos; en la relación entre gauchos, por mencionar algunas.

El análisis minucioso además, va más allá de los actores y la época a que refiere el libro, el autor compara situaciones y poderes a través del tiempo que generan el marco conceptual apropiado para comprender lo que se propone que calibremos en toda su dimensión: “la apropiación del cuerpo” como objeto de castigo. Por último, en este capítulo Gómez Romero cierra la presentación del contexto sociocultural que acompañó a los fortines de frontera con un análisis exhaustivo del significado del gaucho hasta el presente.

El cuarto capítulo está dedicado a los resultados de la investigación arqueológica en los fortines Miñana y Otamendi. Presentado en total coherencia con los contextos provenientes de la documentación escrita, redondea y completa el relato sobre la vida de los ocupantes de los fortines. Materializa lo que no aparece escrito en ninguna parte, el día a día del fortín, incluyendo aspectos tecnológicos desconocidos hasta esta investigación, como es la fabricación y uso de instrumentos líticos a partir de talla.

Finalmente, el autor reconoce la variedad de líneas de investigación que continúan abiertas sobre este tema y generosamente insta a continuar con investigaciones que ayudarán sin duda, a esclarecer una realidad invisible en la construcción histórica nacional.

María del Carmen Curbelo – Es Maestranda en Estudios Fronterizos, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (UDELAR). Asistente docente con dedicación total, Departamento de Arqueología, Instituto de Antropología, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Encargada del Curso Prehistoria y Arqueología General, de la Licenciatura en Ciencias Antropológicas. Se especializa en arqueología histórica, misiones jesuíticas, presencia de indígenas misioneros en territorio uruguayo y arqueología militar colonial española. Es coordinadora general y responsable académica de los programas: “Rescate del patrimonio cultural indígena misionero como reforzador de la identidad local. Norte del río Negro, Uruguay” y “Recuperación de los bienes histórico culturales de la Bahía de Maldonado, Siglo XVIII”. Es co-responsable académica del “Proyecto de rehabilitación integral para el poblado de Yapeyú y la región de asentamientos de las Misiones Jesuíticas en la Provincia de Corrientes” y responsable académica para prehistoria y período colonial del Proyecto “Cultura del Agua” de la UNESCO.

Acessar publicação original

[IF]

 

Deixe um Comentário

Você precisa fazer login para publicar um comentário.